Y lo más perturbador para mi es esto

Publicado en

Quiero retomar la costumbre de anotar lo que sueño, por lo menos aquello que tiene mayor impacto en mi y así, por fin empezar mis cuentitos. Es mi nuevo propósito de un año ya no tan nuevo pero que todavía tiene abierta la ventana de oportunidades.

Pero volviendo al tema... ¿porqué pesadillas? Porque no sé de que otra manera llamarlas. Tal vez porque las demás personas así lo considerarían.

El elemento que predomina en mis sueños es la sangre. Son sueños muy violentos los que puedo llegar a tener. He soñado con torturas y asesinatos de las maneras más crueles que cualquiera podría imaginarse. Y siento que es de preocuparse, ya que esto sólo quiere decir que tengo estas cosas almacenadas en mi subconciente.

Yo no me considero una persona violenta. Además, tengo una graaan conciencia. No creo tener la capacidad de lastimar a una mosca (bueno, moscas si). No me gustan los gatos, es más, hasta puedo decir que los odio, y sin embargo, odio más a las personas que admiten haber torturado y matado gatos en su infancia.

Pero en mis sueños me convierto en verdugo muchas veces. He matado de todas las maneras posibles: con pistolas, cuchillos, con mis manos... hasta con flechas. Jamás me siento bien de hacerlo. Más bien, mato porque tengo que hacerlo. Algo me obliga. O soy asesina a sueldo o me estoy defendiendo de algo o soy defensora de la justicia (que ridículo suena esto, no?). Y junto con esto, he recibido mi parte de violencia. He recibido balas, puñaladas y hasta flechas (también). En un sueño incluso me intenté suicidar con una pistola y jamás voy a olvidar lo horrible que se siente que entre la bala por la garganta y el sabor a plomo, además el sentimiento del humo caliente que te recorre y el hecho de no poder hablar o respirar bien (es un sueño, no tiene porque ser real).

Comentar este post