Sueños, o más bien, pesadillas (última parte)

Publicado en

En una entrevista hecha a los directores, les preguntaron porqué no usan actores en ninguno de sus proyectos y la respuesta fue simple: porque no los soportan. Ahora imagínense, el personaje principal de esta película supuestamente es un actor norteamericano que va a salvar al mundo del terrorismo. No les cuento más porque me emociono y termino contándolo todo. Yo solo quiero decir que desde los monitos, las voces, la trama y las canciones, todo me hizo reir demasiado.

Advertencia: realmente es un humor muy estúpido y debes andar de simple antes de verla, si no, no te va a causar nada de risa.

Si ves a algún grupo de personas tomándose una foto, discretamente únete a ellos. Yo lo he hecho miles de veces y claro, me lo han hecho a mi también, cosa que descubro hasta que veo la foto y digo "¿quién carajos es este?". Esta sugerencia no puedo decir que es mía, sino que me aconsejaron que incluyera en el blog, así que el crédito es de Jordán (gracias).

Toda mi vida he tenido lo que comúnmente sería conocido como pesadillas. Para mi son tantas y tan frecuentes que ya no son pesadillas para mi. Lo que yo considero pesadilla, es un sueño que me hace sentir mal cuando me despierto y que me persigue el resto del día, haciéndome sentir incómoda. Pero si no siento el mínimo remordimiento por haber actuado de cualquier manera en mi sueño, no lo considero pesadilla.

La verdad es que yo puedo llegar a tener sueños realmente perturbadores. Al grado que prefiero no contarlos. Antes, como terapia y ejercicio para la memoria, anotaba todos mis sueños en un cuaderno. Los anotaba a manera de diario, como si en realidad lo hubiera vivido. Años después, encontré esta pequeña bitácora y me dio mucha risa lo que leí ahí. Después de leerla, me deshice de ella. No le vi el caso a quedarme con cosas que no me iban a servir de mucho. Uno que otro sueño me puede llegar a servir de inspiración para escribir un cuento, y los que son así, jamás los olvido. Sólo que la desidia me ha impedido empezar una compilación de cuentitos surrealistas.

Comentar este post